• Email : info@inviste.com

  • Teléfono :605479799

10 cosas que tal vez no conocías de los vados para garajes

Alternativas para refrescar la ciudad

En las calles de tu ciudad te achicharras por el calor del verano, y no es sólo porque estemos en pleno agosto. Si prestas atención a tu entorno comprobarás que el medio urbano está construido de forma que potencia las altas temperaturas del verano.

Nos encontramos con múltiples factores que incrementan la temperatura; Los vehículos atrapados en los atascos son grandes emisores de calor, los equipos exteriores de aire acondicionado bombean el calor residual al aire, hay cemento y asfalto por todas partes que absorben e irradian los rayos de sol, y calles rodeadas de edificios altos que atrapan el calor a nivel de la calle.

Todos estos factores contribuyen a un fenómeno llamado efecto de "isla de calor ", que da como resultado que las ciudades estén hasta 10ºC más calientes que el campo circundante. ¿Cómo podemos enfrentarnos a esto?

Una solución típica en un día caluroso podría ser el aire acondicionado. Pero esto alimenta un círculo vicioso en el que calentamos el aire exterior para enfriar el interior, lo que hace que los espacios al aire libre sean aún más incómodos y a un costo muy alto para el medioambiente. Actualmente, el aire acondicionado representa alrededor de una quinta parte del uso de electricidad global relacionado con la construcción, o 2,5 veces el uso total de electricidad en África.

Con un clima cálido y un rápido crecimiento de la población en los países más cálidos y cada vez más ricos, nuestro uso del aire acondicionado se disparará en lo que la Agencia Internacional de la Energía llama " una inminente crisis de frío" . Estiman que la energía necesaria para la refrigeración de los edificios se triplicará para 2050, un crecimiento equivalente a la demanda actual de electricidad en los EE. UU. Y Alemania combinados.

Profundizando mas en el asunto, nuestras ciudades desproporcionadamente cálidas no representan simplemente un desafío energético, el problema va mucho mas allá, la temperatura urbana nos presenta situaciones de vida o muerte; existe un aumento en la mortalidad y accidentes cerebrovasculares cuando las temperaturas superan los 25ºC. En los Estados Unidos, las olas de calor matan a más personas en promedio que cualquier otro desastre natural, mientras que en el Reino Unido las muertes relacionadas con el calor aumentarán un 257% en 2050 y un 535% en 2080 . Y no es solo un problema en los países cálidos: en Moscú, unas 11,000 personas murieron debido a una ola de calor en 2010.

Con la frecuencia y la intensidad del aumento de las olas de calor, debemos abordar urgentemente el problema del exceso de calor que sufrimos, tanto dentro de nuestros edificios, como en los espacios exteriores de nuestras ciudades. Afortunadamente, hay muchas formas de mitigar el efecto de isla de calor urbana, al tiempo que también creamos lugares más atractivos para vivir, trabajar y jugar.

Vegetación

Cualquiera que se haya sentado debajo de un árbol en un día caluroso, ha experimentado que la vegetación puede ser una herramienta valiosísima en la lucha contra el excesivo calor de la ciudad. El verdor no solo proporciona sombra, sino que también estimula la evapotranspiración, el proceso mediante el cual el agua que se evapora de las hojas de las plantas reduce la temperatura del aire circundante.

Muchas ciudades reconocen el valor de los parques y los árboles para el enfriamiento urbano, por no mencionar que mejora el bienestar psicológico de los residentes, pero pocos han adoptado zonas verdes como lo ha hecho Singapur. La ciudad-estado se embarcó en su ambicioso plan de "ciudad jardín" en 1967 a través de una intensiva plantación de árboles y la creación de nuevos parques. A medida que la población creció y los edificios se hicieron más altos, el enfoque cambió para incluir vegetación sobre los nuevos edificios,por medio de ajardinamiento vertical y cubiertas verdes.

Hoy, Singapur tiene capacidad para 100 hectáreas de vegetación sobre sus edificios, con planes para aumentar a 200 hectáreas para 2030 . Este crecimiento se ve impulsado por las normas de construcción, como la política de paisajismo para espacios urbanos, que requiere que cualquier edificio nuevo incluya áreas de zonas verdes equivalentes al espacio construido. Estos pueden ser a nivel del suelo o en altura, y a menudo incluyen balcones con vegetación, cubiertas con vegetación tapizante y paredes verdes verticales, que pueden ayudar a que las temperaturas caigan en 2-3ºC .

Techos reflectantes

Si queremos que las ciudades sean más frías, también debemos cambiar los materiales de los que están construidas. Las áreas urbanas están dominadas por materiales oscuros (hormigón, asfalto, pavimento), la mayoría de los cuales absorben, en lugar de reflejar, la radiación solar. Según el Centro de Investigación Cooperativa de Australia para Vida con Bajo Carbono , el pavimento convencional puede alcanzar temperaturas de hasta 67 ° C y los techos convencionales de hasta 50-90 ° C en un día caluroso.

Dichas temperaturas pueden tener un impacto significativo en la salud. Según Arthur Rosenfeld, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, vivir en el último piso de un edificio con techo oscuro fue identificado como un factor de riesgo de mortalidad en la ola de calor de 1995 en Chicago. "El gobierno tiene la función de prohibir o eliminar el uso de techos negros u oscuros, al menos en climas cálidos, porque representan un gran riesgo negativo para la salud" , dijo .

La mejor manera de superar esto es usar recubrimientos fríos, generalmente pigmentos más claros en asfalto o revestimientos de color blanco aplicados a carreteras, techos y fachadas, que reflejan más energía solar fuera de la ciudad.

La iniciativa New York Cools Roofs, por ejemplo, ha dado como resultado cubrir mas de 500.000m² de espacio por un recubrimiento reflectante blanco, lo que permite un ahorro estimado de 2.282 toneladas de CO2 por año debido a las emisiones de enfriamiento. Los techos frescos se instalan sin costo en edificios públicos, organizaciones sin ánimo de lucro y viviendas sociales. En otros edificios, la ciudad ofrece mano de obra gratuita para la instalación y el propietario solo paga los materiales.

Puede parecer simple, pero los resultados son significativos: la investigación de la NASA ha calculado que un techo blanco podría ser 23ºC más frío que un techo negro típico en el día más caluroso del verano de Nueva York.

Carreteras Reflectantes

En Los Ángeles, son las carreteras, no los techos, lo que constituye el desafío. Más del 10% de la superficie de la ciudad es de asfalto negro , que absorbe hasta el 95% de la energía del sol, lo que contribuye a la isla de calor urbano. La ciudad está comenzando a pintar las carreteras con un “asfalto” de color blanco con una alta reflectividad. Las mediciones iniciales muestran una reducción en la temperatura de 10-12ºC.

El agua: una herramienta simple para refrescar

El agua se ha utilizado como herramienta para enfriar ciudades durante siglos. El palacio de la Alhambra del siglo XIV, por ejemplo, albergaba patios con piscinas y fuentes arqueadas, estimulando la evaporación del agua y enfriando el aire caliente y seco de Andalucía.

La ciudad contemporánea a prueba de calor podría seguir su ejemplo, acomodando estanques, piscinas, fuentes, rociadores y sistemas de nebulización para refrescar los espacios al aire libre.

Chongqing es conocido como uno de los "tres hornos" del delta del río Yangtze, dado sus veranos largos y calurosos. Para proporcionar momentos de alivio, la ciudad está experimentando mediante el uso de los nebulizadores en las paradas de autobuses locales . Estas nubes de agua pulverizada disminuyen la temperatura 5-7ºC, enfriando el aire y refrescando a los pasajeros mientras esperan.

Fachadas dinámicas

Uno de los desafíos para mantener fresco el entorno construido es la excesiva dependencia de las fachadas totalmente acristaladas. Muchas ventanas permiten la luz natural y las vistas siempre son deseables, pero como consecuencia los edificios atrapan el calor no deseado en verano y no lo retienen en invierno. Podemos diseñar fácilmente sistemas de sombreado para proteger los edificios del sol, pero para obtener los mejores resultados posibles, estos sistemas de sombreado deben moverse en sintonía con el clima local y la trayectoria del sol.

Un ejemplo radical está en Abu Dhabi, donde las temperaturas de verano suben hasta los 48 ° C y los edificios deben protegerse del duro sol del desierto. Las torres Al Bahr se inspiran en un dispositivo de sombreado del Medio Oriente conocido como mashrabiya . Históricamente, se trata de pantallas de madera, modeladas con geometría islámica para permitir la luz filtrada y las vistas mientras protegen a los habitantes de la intensidad del sol. Pero la mashrabiya moderna en las Torres Al Bahr se mueve para crear una fachada dramática y adaptable, que se estima que reducirá las emisiones de CO2 del edificio en un 20% .

Un sistema de gestión se encarga de mover 1.049 elementos en forma de hexágono, abriéndolos y cerrándolos como flores. Sus movimientos siguen al sol, sombreando las partes del edificio bajo la luz directa del sol pero abriéndose para permitir la entrada de luz natural a medida que el sol pasa.

El resultado es una fachada en constante cambio y adaptación, que refleja los patrones diarios y estacionales de clima y ocupación y responde a las necesidades cambiantes de calor y luz. Edificios e infraestructura adaptables como este, que pueden transformarse para responder a las diferentes estaciones y eventos climáticos, serán cruciales en la batalla futura para mantenerse frescos y cómodos en un clima cálido.

El reto de mantener frescas nuestras ciudades, pasa siempre por acercarlas mas a la naturaleza, como hemos visto, las soluciones anteriores no son nada nuevo, ni desconocido, pero su aplicación supone un esfuerzo adicional, que no siempre se exige por parte de la ciudadanía. Como usuarios y usuarias de los espacios públicos debemos pedir soluciones asequibles y en consonancia con el medio ambiente que nos haga la vida mas agradable.

Fuentes: https://www.theguardian.com/cities/2018/aug/15/what-heat-proof-city-look-like

Javier Guerra

Escrito por Javier Guerra

Javier Guerra es Ingeniero Técnico Industrial, dedicado a esta apasionante profesión desde el año 2004, ha participado en cientos de proyectos de edificación e instalaciones, actualmente especializado en proyectos de licencias de apertura, instalaciones y peritaciones.

 

Escribe tu comentario



( 0 Votos - Valoracion 0 )